Crear una marca para tu negocio debería ser algo prioritario. Esta marca es la que va a determinar el impacto en el éxito de tu empresa. En la época que nos ha tocado vivir podemos observar la grandísima oferta comercial a la que estamos constantemente sometidos. Es por eso que la forma en la que tu negocio va a percibirse es tan importante a la hora de vender tu producto. Para tener éxito vas a necesitar esforzarte en desarrollar esa marca, más allá del logotipo de tu empresa.

¿Qué es el branding?

El anglicismo branding es el término que se utiliza cuando hablamos de creación de una marca, es decir, el cómo se percibe visualmente tu negocio. No hablamos nada más del nombre que vas a utilizar, sino de cosas más concretas como la tipografía para tus documentos y comunicaciones comerciales o los colores corporativos que emplearás. Todo formará parte de la personalidad que quieras darle a tu empresa. El diseño de tu marca es determinante, puesto que puede cambiar por completo la relación que el consumidor establece con el producto que está comprando. Por eso es tan importante apostar por un buen diseño. Esto es lo que nos va a permitir diferenciarnos de la competencia, lo que nos aportará más visibilidad y por lo tanto nuestro mensaje y producto llegará a mucha más gente. 

¿Pero cómo empezamos a crear esa marca personal? 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los consumidores actuales han cambiado mucho a la hora de relacionarse con las marcas, probablemente influidos por la tecnología. Los medios digitales han permitido que podamos establecer una relación más cercana con las marcas, y esto nos da entonces la posibilidad de generar en el consumidor una mayor confianza.

Estar en la red es tan importante como el producto que vendes. Desde hace años estamos ya acostumbrados a buscar en Google cuando queremos contratar un servicio o estamos interesados en un producto en concreto. La página web es importante, y como al final no estamos físicamente frente al producto, el cómo lo presentamos es incluso más importante. Un buen diseño y cuidado estéticamente le dice al consumidor que cuidas los detalles y eso les genera mayor seguridad en que lo que van a adquirir será de su agrado.

Sin embargo, aunque es fundamental estar en internet, las redes sociales han ido desbancando poco a poco a los sitios web. Si tu marca todavía no tiene un perfil en redes sociales, créeme, este es el momento de hacerlo. Las redes sociales se han convertido en una herramienta utilísima. El tener acceso a conversar directamente con alguien de la empresa, hace que tu experiencia de servicio sea mucho más personal, y por ello, aunque el producto que vas a adquirir es el mismo, te da la sensación de que estás recibiendo un trato preferente.

En resumidas cuentas, si un buen producto o servicio no cuenta con una buena estrategia de comunicación, éste puede terminar olvidado como tantos otros. Lo que no se comunica, no existe. Es tan importante como contar con el mejor de los productos. Para ello hay empresas que se dedican a facilitar ciertos servicios para ayudarte con el branding y la estrategia de comunicación. Investigarlas y buscar una que se adapte a tus necesidades es la clave para empezar a crecer tu negocio.

Un buen producto más una buena marca atraerá a los clientes indicados, y hará que tu negocio suba como la espuma.

Escrita por

Pilar Enguidanos

Más notas que pueden interesarte

Más notas