Las redes sociales forman parte de nuestra vida, en ellas compartimos gustos, noticias de interés, hobbies, lugares que frecuentamos y los grandiosos memes; sin embargo, muchas personas desconocen que la mayoría del contenido virtual que consumen está determinado por algoritmos cibernéticos que filtran información con base en sus gustos, preferencias y búsquedas en Internet. 

A este fenómeno se le conoce como “filtro burbuja”, término acuñado por el activista estadounidense Eli Pariser en 2011, el cual describe la navegabilidad de los usuarios en la red a través de la sugerencia de perfiles, páginas, noticias y contenidos afines a su forma de pensar con base en las búsquedas e interacciones que hacen en Internet. 

Es decir, a raíz del uso que hacen los internautas en la red, los algoritmos cibernéticos conocen sus gustos, preferencias e intereses y sugieren el contenido que deben de consumir en Internet, lo que imposibilita conocer diferentes puntos de vista o perfiles diferentes a ellos; no obstante, el fenómeno del “filtro burbuja” ha beneficiado en demasía a los publicistas. 

Conocer a los usuarios de la red ha permitido a las marcas y a los políticos elaborar mensajes más precisos y segmentados, es decir, hablarles de una forma cercana y con base en sus necesidades, ofreciendo productos que satisfagan sus demandas y afines al estilo de vida que llevan. 

A esta técnica se le conoce como microtargeting, o sea, el uso que hacen los publicistas de los datos de los usuarios en la red para elaborar campañas con base en la actividad cibernética que hacen los internautas en Internet.Uno de los casos más sonados fue la campaña electoral de Donald Trump, la cual lo llevó a ser el presidente de Estados Unidos en 2016, debido al gran uso de estrategias digitales que potenciaron su popularidad en la red.

Así que ya lo sabes, si quieres que tu marca tenga un mayor impacto en Internet puedes hacer uso de estas estrategias, conocer a tu audiencia y elaborar mensajes afines a su forma de pensar. ¿Ya lo sabías?